Esta demostrado que aquello que guía nuestras motivaciones es el sendero en el que terminaremos.

Una perla cotidiana nos comenta que “cuando el hombre saco de su ser al principio de todas las cosas: su Creador, su vida se quedo sin principios”.

Cuentan que el escritor le pidió a sus lectores que profundizaran más en lo que dicen las palabras en su contexto y explicó que quizá por ello, los que acumulan tierras se confundieron y leen en ese acto un sinónimo a través del termino más – acres.

El Texto de Textos nos revela en Colosenses 3:13, “así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!