Quien es grato y valora lo que tiene, lo que es, lo que hace y a las personas con las cuales convive se siente pleno y satisfecho regularmente.

Una perla cotidiana nos explica que “el mejor profeta del futuro, es el pasado”.

Cuentan que debemos aprender del valor del contentamiento, el cual nos demuestra que la felicidad no puede estar en las cosas que vemos, como sí en los pensamientos que tenemos al respecto de esas cosas.

El Texto de Textos nos revela en Proverbios 18:14, “el ánimo del hombre soportará su enfermedad; más ¿quién soportará al ánimo angustiado?

 

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!