Hay quienes confunden éxito con realización; el primero nos invita a presumir, el segundo a asumir la vida con gratitud.

Una perla cotidiana nos expresa que “todo necio confunde valor con precio”.

Cuentan que cuando le preguntaron al empresario al respecto de el éxito dijo: – exitoso es aquel que es capaz de construir algo con los ladrillos que otros le han tirado.

El Texto de Textos nos revela en Mateo 23:11, “el que es mayor entre vosotros será vuestro siervo”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!