Bien se dice que las pruebas son momentos que necesitamos para superar nuestros miedos y demostrarnos que estamos creciendo.

Una perla cotidiana nos reitera que “casi siempre necesitamos de tropiezos y adversidades para madurar y crecer”.

Cuentan que cuando alguien nos hace daño debemos aprender de ese comportamiento para tomarlo como ejemplo de lo que no debemos hacer nunca jamás a nadie. 

El Texto de Textos nos revela en Mateo 6:14, “Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!