Hacemos parte de todo lo que nos rodea y deberíamos armonizar con ello en vez de tratar de actuar contrariamente a lo natural.

Una perla cotidiana nos recomienda el “hacer caso a la vida cuando nos saque a empujones de donde no debemos estar”.

Cuentan que deberíamos aprender de nuestros entornos y fluir como el agua, se generosos como la tierra, brillar como el fuego, se libres como el aire y así atender las lecciones de estos 4 elementos naturales.

El Texto de Textos nos revela en Gálatas 6:5, “porque cada uno llevará su propia carga”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!