Semánticamente la palabra apreciar significa sin precio, lo que se traducen en que no hay con que pagar lo que le da valor a la vida.

Una perla cotidiana afirma que “el sentido de la vida es tener valores más que cosas de valor”.

Cuentan que una cosa es lo útil y otra lo valioso, por ello aunque el dinero es útil no es valioso, teniendo que diferenciar lo que tiene precio a lo que solo necesita de aprecio.

El Texto de Textos nos revela en Eclesiastés 5:10, “Quien ama el dinero, de dinero no se sacia”.

Valoremos nuestras COTIDIANIDADES… ¡Transformándonos!