EPISODIO VIII  – ETERNAS LAGRIMAS

EPISODIO VIII – ETERNAS LAGRIMAS

EPISODIO VIII

ETERNAS LAGRIMAS

“Vivimos llorando…”

DIEZ LAGRIMAS

Hermanos Lebrón

Compositor: Ángel Lebrón.

Al despertar, todos los días, siento un dolor, en mi corazón… Algunas costumbres nos insinúan a los hombres que no debemos llorar… lo cual no solo es interpretado como debilidad sino como falta de hombría… Por que, en la vida, cuando hay una alegría, por cada risa hay diez lagrimas… Pero más allá de esos mitos, me reconozco como un llorón… de esos que aprendió de a quejarme y manipular con el llanto a mis padres… quienes no solo lo patrocinaban sino que sin darse cuenta promovían que esos llantos impulsados por la simple mirada molesta de alguien… se convirtieran en constantes traumas a la hora de enfrentar nuevos retos… Cada cual, vive su vida, esperando sin saber por que, porque en la vida cuando hay una alegría, por cada risa hay diez lagrimas… más no los culpo por ello… es el modelo proveedores que se incrusto como costumbres para los padres de mi generación… que deseaban que sus hijos no tuvieran que vivir las penurias de ellos… sin darse cuenta que en la vida las pruebas son las que nos permiten crecer… Hoy intento no llorar frente a los demás, y en ocasiones hasta tengo que disimular dicha hipersensibilidad… argumentado una molestia en el ojo o hasta como un exceso de sudor que inunda también mis parpados… Pero lo cierto es que aunque el tiempo ha pasado y entiendo que ello no es necesario ni coherente… soy un llorón. El hombre vive una vida, que ni la esposa y los hijos pueden entender, buscando el pan de cada día… tanto que algunos programas de televisión me hacen llorar por sus contenidos… otros de rabia y en algunos casos por la gran emoción que me da el identificarme con aquel personaje que al final termina alcanzando sus objetivos…. Lloro y más de la cuenta… Si ya tan viejo y sigo llorando sin motivo. Pero yo vivo, mi carrera con una tristeza en mi corazón Madre querida a ti te doy las gracias por darme a mi tanto valor… Lo peor del caso es que cuando mi equipo favorito pierde … lloro con más pasión … como a la vez lo hago cuando este triunfa… Y hasta logro contagiar a quienes están departiendo a mi lado de este sentimiento… de dicha extraña nostalgia… Lo que de alguna manera me convierte en un llorón profesional… Y mi padre que fue mi único amigo a mi me dijo sigue pa´lante hijo como yo… Porque en la vida, cuando hay una alegría, por cada risa hay diez lagrimas… Hasta en los momentos de angustia o que tengo algunas dificultades laborales he pensando que debo utilizar dicho arte del lloriqueo para convertir ello en un oficio… ofreciendo mis servicios de llanto en entierros… matrimonios … y hasta para serenatas o en donde la sociedad requiera de un llorón… Por eso yo seguiré buscando la razón porque tengo que llorar ala lalara porque tengo que llorar. No es que me sienta orgulloso de esa actitud… incluso que no intente crecer y no llegar a ese extremo… pero quiera o no aceptarlo… lloro… Algunas veces me pregunto cuántas lagrimas aun me quedan por sacar de mi ser… ya que he escuchado que los lagrimales de todo ser humano tienen una capacidad finita… y aunque intento mantener una reserva de lágrimas para el momento en donde realmente deba llorar…. la verdad no lo logró… mi inconsciente como que tiene reprogramado que hay que llorar… incluso… por lo menos una vez a la semana… Por cada risa hay diez lagrimas… Sigo mi destino y no se por que aunque se que sufriré Por cada risa hay diez lagrimas… Y aunque leí en alguna parte que llorar era bueno… ya que limpia más que nuestra vista, el alma… lo cierto es que si ello es cierto la mía debe estar más que reluciente… Hay que llorar diez lagrimas por cada risa. Por cada risa hay diez lagrimas…

EPISODIO VII  – ENCAJONADOS

EPISODIO VII – ENCAJONADOS

EPISODIO VII

ENCAJONADOS

“A diario nos reprograman…”

PANTERA MAMBO

LA 33

 

Crecí viendo televisión como la mayoría de nuestras últimas generaciones… si las que podrían usar tanta tecnología e innovación para el bien común y no para llenarnos de tantas confusiones… hoy contamos con programas que reprogramaron nuestra forma de pensar y de vivir… en lo personal…. recuerdo por ejemplo como en familia empezamos viendo la tele a blanco y negro… con programas que marcaron e impactaron a mis ancestros tanco como a mi… la llegada del hombre a la luna fue quizá la que más nos puso a reflexionar…  aunque como olvidar… que a lo que más tiempo se le dedicaba antes de poder sentarnos a disfrutar del programa… fruto que en esos días… las antenas eran todo un dilema para que dieran una buena señal… era el ubicar ésta en el tejado… con dirección a la montaña en donde estaba la repetidora… sin importar los riesgos que ello significaba… todo para lograr obtener una señal medianamente estable que permitiera disfrutar de la escasa programación que se emitía y de los pocos canales con que se contaba… eran épocas … que comparadas con las actuales… debemos reconocer que crecí en la era de los Picapiedras… serie de la cual disfrutamos muchísimo los de mi generación… eran otros días… épocas en que sin darnos cuenta empezamos a convertirnos en esclavos de una sociedad de consumo, publicitada a través de ese cajón mágico… se siente que viene de frente…. y aunque también a través de ella se han promovido valores como era el caso de la familia Engals…  lo cierto es que con el incremento de las audiencias ha proliferado más los audiovisuales que tenga contenidos rojos, de sexo, sin sentido… así como todos aquellos que promuevan una serie de placeres que incentivan nuestros deseos y por ende las ventas d ellos productos que sostienen con sus anuncios dichos programas… ay mira yo la oigo… es más… hasta creo que si de familia se trata me sentía más que parte de los monsters… y ya veo que estalla la gente… en fin… personajes con los cuales de una u otra forma nos identificamos en el mundo de las ilusiones… o quien no ha soñado con volar como Superman o ser Batman … y aquí viene la pantera con el mambo pa bailar.. tanto que de alguna forma cotidianamente nos hemos disfrazado con sus mascaras… para gozar… ahora reconozco que mi comic preferido siempre fue el capitán Centella… ese que no se parece en nada a los Dragón Ball que ahora degustan los chicos… tantos cuentos se metieron en mi cabeza… de muchos de ellos aún recuerdo sus propuestas como es el caso de los supersónicos… esos que nos mostraban en parte el mundo del futuro, uno que nos costaba creer pero que ahora padecemos… mambo que rico mambo… eso sí, no logre ser un Santo, aunque en algunos momentos me toco hacerme el invisible… mambo que rico mambo… y es que lo que uno no puede negar es que se divierte con el cajón mágico,.. mambo de la pantera…  que con propuestas como la de Benny Him, nos llevaban además a saborear las bromas pensadas y de sus despampanantes modelos… mambo que rico mambo… eran otros tiempos en que quería conducir un auto fantástico, modelo que se quedo corto para lo que la alta tecnología de Tesla hoy nos presenta… tantos deseos… nos despierta esta pantalla, que se tomo hasta nuestros lugares mas íntimos… y yo no puedo negar que soñaba con las rubias de guardianes de la Bahía, esas impactaron tanto mi ser, que me costo mucho tiempo en darme cuenta que no obtendría una similar como novia de acuerdo a ese estándar… mambo que rico mambo… pero que decir de las tonterías del súper agente 86.. o de las curiosidades de Magyber… incluso de los trucos de mi Bella Genio… aunque también debo reconocer que disfrute de los dibujos animados de Disney y sus personajes como Mickey… en fin fueron años maravillosos… apegados a ese control remoto el cual nunca se imaginaron nuestros abuelos a los que les toco usar por momentos su alicate, para mover los canales, cada que se dañaba la frágil perilla de estos grandes y pesados cajones de antaño.… sí, todos ellos fueron días en que marcaron nuestras vidas y que como en el caso de la pantera rosa llenaron nuestra existencia no solo de motivaciones sino también de una que otra desilusión como producto de no cumplir con los estándares allí prescritos….

EPISODIO VI – MI CALI

EPISODIO VI – MI CALI

EPISODIO VI

MI CALI

“Uno es de donde se hace…”

CALI PACHANGUERO

Grupo Niche

Interpreta: Moncho Santana

Compositor: Jairo Varela

 

…“Que romántica luna, el lucero que es lelo, el mirar en tu valle, la mujer que yo quiero”…  estaba entrando en mi adolescencia cuando me sentí por primera vez parte de algo… y todo gracias a que ingresaba a la que consideraría mi nueva ciudad… una que me envolvería mucho más allá de un espacio de residencia… consciente de estar ya en ella empecé a disfrutar plenamente más que del clima, los paisajes o hasta las fachadas de aquellas tradicionales casas que en el norte acompañan la autopista… de sentirme parte de una comunidad… una en donde para aquel entonces se hablaba del bienestar general… a medida que la flota ascendía al puente de la autopista y que llegaba a aquella terminal algo en mi ser de decía que aquí construiría mi proyecto de vida…  Eran días en que contradictoriamente la desesperanza rondaba el sin sentido de mis días… por lo que de alguna manera esta ciudad engalanada con esos rostros sonrientes coloreados de diferentes matices… mi nueva realidad, una en donde me sentía contagiado por esa alegría… y con ella ilumine en buena medida mis nuevos días… calor permanente que no es solo fruto de la canícula que circula en sus andenes… sino que sale del corazón de la gente… fraternidad que envuelve con un extraño frenesí a propios y extraños… encanto, que después de tantos años no me ha dejado desfallecer… “todos los caminos conducen a ti”…. Ya rumbo a nuestra nueva morada, toque su suelo a través de mis tenis medio rotos con la certeza que esos caminos me otorgarían otro tipo de latidos… cada instante quedo tatuado en mi… como obviar aquel taxi, el amarillito que nos trasladó hasta la esquina de aquella vivienda… de aquel barrio popular… siguen aquellas imágenes en mis pupilas retrotrayéndome incluso a los carteles de aquellos almacenes … comercio … que como todas esas gentes se impregno en mi … y con ello una serie de imaginarios que un modelo de vida que desconocía, uno que me encadeno a esta urbe… “que todo el mundo de cante, que todo el mundo te mire”…  al abordar el vehículo aquel conductor no parecía estar conduciendo sino bailando y a través de esa su gran pista de baile… nos iba presentando no solo algunos sitios de aquella nueva ciudad para mi… sino de todo lo que ella me podía brindar a ese ser que en aquel instante presumía de aventurero… que desde aquel momento la considere como mía… e incluso quise asumir aquella tonalidad valluna que considero tiene su propio tumbao… ese que más adelante me llevo a convertirme en una especie de gran bailarín … “que noches, que noches tan bonitas”… y es que no es coincidencia que la mayoría de visitantes, concuerden en decir que al llegar a ésta maravillosa ciudad, se sienten como desembarcando en un hermoso malecón al que solo le falta el mar…  “a millas siento tu aroma, cualquiera justo razona”…  por ello, quizá desde ese día me he convertido en una especie de anfitrión de esta ciudad de fantasías… espacio que ha ido tostando mi piel no solo para parecerme a la mayoría de aquellos transeúntes que desde mi llegada se convirtieron en mi propia familia…. sino para que hasta me hice parte del coro ciudadano que nos reitera que esta es la sucursal del cielo… Cada persona cual si fuera una estación de radio, publicita a este paraíso de alegría, no solo como su terruño, sino como la esencia de su vida … “oye cañandonga, sepárame la mesa”… por ello como tantos otros debo reconocer, que mis mejores, esos que recuerdos quedaron impregnados desde mi llegada… se han fusionado con los miles más que entre sudor y nostalgia han llenado mi corazón… fruto de esta ciudad, a la que nadie, ni el tiempo, podrá quitarle el ser la que le da el sabor a cualquier salsa.