Mi Kabbala – 17 Iyar – viernes 24 de mayo del 2024.

¿Dadoras?

El Texto de Textos nos revela en Proverbios 14:1, “La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la derriba”.

Las mujeres han desempeñado un rol protagónico en la historia humana así esos anales no las describan a muchas de ellas otorgándoles ese valor. Moisés por ejemplo no solo dependió de su madre, Jochebed, יוֹכֶבֶד, sino también de su hermana, Miriam, quien le salvó la vida al ponerlo en una cesta de mimbre sobre las aguas del río Nilo. Allí lo recibió la hija del faraón quien lo adopto y protegió. Y más adelante su esposa Ziporá lo refugio en la tierra de Madián, siendo estas mujeres las que jugaron un rol preponderante tanto en la vida de él cómo a la vez para nuestra actual historia como creyentes.

Todo tiene una conexión sorprendente y toda mujer nos aporta en ese crecimiento, es así como Lea le dio a cada nombre de sus hijos un significado profundo y emocional. Rubén por ejemplo רְאוּבֵן deriva de la ra’ah רָאָה, que significa ver, expresión de alegría al observar nacer a una criatura.  Simón שִׁמְעוֹן, shemá שָׁמַע, significa escuchar, gratitud de ella por haber escuchado su llanto y que se le bendijo con un segundo hijo. Leví לֵוִי, conectar, yelave יִלָּוֶה, en la búsqueda que Jacob se conectara con ella. Y Yehudá יְהוּדָה, alabar, odeh אוֹדֶה, cuando ella deja a un lado su frustración y alaba al Creador, quizá por ello el pueblo de Israel se hace llamar Yehudim o hijos de Judá.

Bellas historias que al igual que las de las dos parteras: Shifrá שִׁפְרָה y Puá מַפְרֵט, nos motivan a seguir al Creador para poder desafiar no solo los edictos del faraón que ordenaba asesinar a todos los niños hebreos, sino a obedecerle fielmente siguiendo esos ejemplos de aquellas mujeres y madres que con su sacrificio y hasta con sus vidas salvaron no solo el futuro del pueblo judío sino de nuestra propia humanidad y de nosotros los creyentes, lo que nos llama a ver en ellas seres iluminados que irradian de esa luz divina.

De allí que el termino Fe: Yirat Elohim, יראת אלוהים, signifique: temor al Creador, como una invitación a no tener miedo o espanto, sino asombro, reverencia, respeto y confianza en Él, quizá por ello nacieron de esas mujeres hombres como Josué, Yehoshua, Eliseo, Elisha e Isaías, Yishaya, nombres que como el de nuestro Señor Jesucristo, Yeshua, significan que el Creador salva, parten de esa misma raíz: Él/Yah), Yesha, ישע, que significa: salvar. Lo cual no es casual, pues cada uno de estos nombres denotan que el Creador nos llama a la salvación ahora y en los distintos momentos de esta Su historia.

Eva, חַוָּה, ḥawwah, como símbolo de vida, nos recuerda a todos que debemos ser criados por unas madres que nos inculcan y forman para servir, de allí que en todas las épocas encontramos a esas madres, a esas dadoras que hicieron que Moisés mas adelante sacara al pueblo de la esclavitud Egipcia o que también Josué llevara a los israelíes a la conquista de la Tierra de Canaán o que a Eliseo, salvara gracias eso si al Creador al Reino de Israel de los moabitas y a la vez que Isaías, hiciera con el Reino de Judá de la invasión asiria, para denotarnos que con María y la llegada de nuestro Señor Jesucristo se nos llama a la salvación como humanidad siendo siempre indispensable el vientre de una mujer, el mismo que aún nos permite a todos el ser parte de este mundo.

El Texto de Textos nos revela en I de Timoteo 3:11, “De igual manera, las mujeres {deben ser} dignas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo.

Oremos para alabar al Creador a través de nuestras madres y mujeres.

Mi Kabbala – 17 Iyar – viernes 24 de mayo del 2024.
Scroll hacia arriba